viernes, diciembre 15, 2006

SALVIA - UNBEFUCKINLIEVABLE

Se habló por primera vez de la Salvia divinorum, llamada también “ska pastora”, “ska María” o “hierba María” en 1939, cuando un antropólogo mencionó la existencia de una infusión de esta hierba, de características visionarias usada por los chamanes para la adivinación en un pueblo de México (Oaxaca). En 1962 fueron llevadas muestras a Europa, identificándose así la nueva especie, miembro muy raro de la familia de las salvias o las mentas cultivada por el pueblo de los mazatecas. Posteriores investigaciones dieron a conocer su utilidad ritual y terapéutica.

El principio activo de la Salvia divinorum es la llamada salvinorina-A, con estructura de molécula diterpénica. A diferencia de los alucinógenos, no es un alcaloide, es decir, su molécula no contiene nitrógeno y de hecho se dice que es el primer agonista opioide no nitrogenado de origen natural. Posteriormente se ha descubierto que contiene también otros compuestos que han sido llamados salvinorina-B (no psicoactiva), divinorina-C (que potencia los efectos de la salvinorina-A).

Mecanismo de acción y formas de empleo

Se creía que la salvinorina-A no actuaba a través de ninguno de los neurotransmisores conocidos. Se ha dicho que su molécula en realidad no es alucinógena sino onirógena; esto significa que dispara el mecanismo cerebral que cambia el estado de vigilia por el estado de sueño pero reteniendo la de conciencia (el llamado “sueño consciente”).

Recientemente se ha descubierto que es un potente agonista de los receptores K opioides y que no tiene acciones sobre los 5-HT2A serotoninérgicos, el principal mecanismo molecular responsable de las acciones de los alucinógenos clásicos. Estos estudios sugieren un importante papel de los receptores K sobre la modulación de la percepción humana.

Las hojas de ska pastora tradicionalmente se han administrado en forma oral, en infusiones o masticándolas. En Europa y los Estados Unidos recientemente se ha adoptado la modalidad de secar hojas de Salvia divinorum o hacer extractos muy poderosos y fumarlos en bongs o pipas de agua encendidas con mecheros estilo soplete ya que la salvinorina-A tiene una temperatura de vaporización muy alta, por lo que fumarla en un cigarro o pipa convencional con el fuego de un encendedor convencional no sirve de mucho. Si se mastican las hojas frescas, sus efectos inician a los 30 minutos después de la ingestión y se prolongan durante poco más de una hora. Si se fuman secas o en extracto comienzan a surtir efecto a los 30 segundos y declinan pocos minutos después.

Dosificación

Si se fuma, suele utilizarse menos de medio gramo de hojas que equivale a una o dos caladas. En el caso de los extractos, todos suelen ser extremadamente potentes, y es altamente aconsejable usarlos con precaución, sobre todo tratándose de principiantes, ya que la salvinorina-A pura es uno de los principios activos más potentes; sólo es comparable con la LSD, puesto que es activo entre los 0,20 y 0,50 mg. Aún no se ha determinado la cantidad letal, sin embargo, dosis cercanas o mayores a los 0,100 mg pueden resultar altamente peligrosas.

Efectos psicológicos y fisiológicos

La salvinorina-A tiene dramáticos e intensos efectos psicoactivos, que son bastante distintos que los de otros psicodélicos. Experimentos recientes con salvinorin A han mostrado diversos resultados que van desde intensidad y terror alarmantes, hasta experiencias introspectivas muy agradables… Los efectos de la salvinorina-A son muy sensitivos a la luz y a la estimulación sonora. Sus propiedades psicoactivas sólo pueden ser experimentadas en la oscuridad y en silencio, contrariamente a los alucinógenos serotoninérgicos. Sobre sus efectos fisiológicos, únicamente se sabe que provoca un descenso en la temperatura corporal y la presión sanguínea. Puede presentarse un ligero dolor de cabeza el día posterior a la administración. No hay estudios sobre el consumo prolongado.

Potencial de dependencia

No hay evidencias sobre cuadros de adicción física o psicológica, por el contrario, en el caso de los usuarios más experimentados que las fuman suelen espaciar cada vez más las tomas. Su potencial de tolerancia se desconoce pero parece que es inversa, o sea que las personas se vuelven más sensibles a los efectos cuantas más veces la consumen.

Los casos de sobredosis son peligrosos. Ocasionan una pérdida total de la conciencia y el control sobre el cuerpo. La persona sobredosificada usualmente tiene la mirada en blanco y manifiesta un irreprimible deseo de caminar y moverse. Afortunadamente los efectos no duran más de unos 20 minutos como máximo. En ocasiones cuando la experiencia termina, el sujeto no recuerda nada de lo ocurrido en este plano de la realidad (de hecho tiene recuerdos de cosas completamente distintas a las que ha estado viviendo). Si este es el caso, es inútil tratar de hablar con la persona ya que no habrá comunicación.

2 Comments:

Blogger Gugú piensa que...

-me reservo el nombre- anoche lo hizo, lo fumaron de un bong...
las cosas que me contaron, ufff, dios...

tal tal cual lo dice wikipedia.

otras dimensiones, otros mundos donde las leyes fisicas convencionales no existen... las cosas pegadas entre si, no se, voy a tratar de que lo escriban porque MIERDA!

woooow, yo no lo puedo reproducir...

15/12/06 1:26 p.m.  
Anonymous Dreams piensa que...

te lo voy a escribir...
me duermo una siestita y despues te lo mando al mail


El beso Salvioso p Vos ja

muack

17/12/06 7:24 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home